X

¿Calidad o cantidad? ¡Qué gran pregunta! Suelo estar de acuerdo con la frase: “Nada es bueno y nada es malo, todo depende de la porción”.Charlemos un poco sobre la importancia del tamaño de las porciones en los planes de alimentación.

¿Sabés que es la potomanía? Es la necesidad impulsiva de beber gran cantidad de líquido, que en el caso del agua, se denomina polidipsia. Este trastorno trae aparejado serias complicaciones cuando se da por tiempos prolongados, provocando calambres, náuseas, fallas renales o cardíacas, alucinaciones o hasta incluso, convulsiones.

Acá hay un gran ejemplo de que todo tiene su porción. ¡Hasta el agua! Porque nuestro cuerpo convive en un equilibrio constante y cualquier exceso que lleve a un desequilibrio, hará que necesite desarrollar mecanismos compensatorios para volver a la normalidad.

Cuando hablamos de sobrepeso y obesidad, está claro que el exceso proviene de un consumo mayor de calorías del que nuestro cuerpo gasta. Las cuentas no nos cierran y los excesos calóricos comienzan a depositarse en forma de grasa en lugares del cuerpo que no están diseñados para dicho almacenamiento. La máquina corporal pierde el equilibrio y funciona mal!

Una vez descompuesta la máquina corporal, buscamos soluciones en la restricción. Cortamos las situaciones sociales, las cenas con la pareja o la familia, y decidimos erradicar de nuestras vidas todo lo que da placer.

Sin embargo no siempre esos excesos son los que nos llevan al sobrepeso actual, sino la falta de control en las porciones cotidianas!! Con esto te podría decir …

¡Pequeños cambios cotidianos en las porciones dan más resultado que grandes recortes esporádicos!

Algunos consejos para poner en práctica:

  • Reducir 1 mignon de pan diario (que se nos escapa en picoteos) equivale a 500 calorías (Kcal) en una semana.

Consejo: utiliza pequeños trozos de frutas frescas para picotear diariamente.

  • Reducir 2 vasos de gaseosa regular diaria, equivale a reducir la energía que nos permitiría bajar 2 Kg en 3 meses.

Consejo: utiliza bebidas sin azúcar y gaseosas light en reemplazo de las tradicionales.

  • Reducir diariamente 2 cucharadas del exceso de aceite que utilizamos en nuestras preparaciones fritas, nos permite en un mes, utilizar 5.400 calorías (Kcal) en otros gustos que solemos evitar. Como por ejemplo: 2 superpanchos + 1 hamburguesa completa + 1 plato de ravioles con salsa bolognesa + 1 porción de torta + 1 barra de chocolate de 100 g. ¿Asombrado?

Consejo: evita utilizar aceite en la cocción de alimentos y también incorporarlo indiscriminadamente en tus preparaciones frescas. Si bien es un alimento muy saludable, es muy calórico.

Siempre prioricemos la alimentación natural y revisemos las porciones de aquellos alimentos que consumimos cotidianamente. A su vez, cada grupo alimentario tiene su proporción. Puedes analizarlo en las guías alimentarias que redactan los profesionales de la salud.

Recordemos que “el tamaño sí importa” si tu objetivo es bajar de peso sin dejar de disfrutar de los gustos cotidianos.

 

Lic. Diego Hernán Sívori
Licenciado en Nutrición. Brinda seminarios de marketing nutricional y desarrollo creativo y lidera un Voluntariado en Nutrición. Ha participado en varias disertaciones a lo largo de América Latina, entre ellas se destaca su presencia el ciclo TED x UBA con su charla “Marketing de la Obesidad”.
http://www.diegosivori.com/